Un estabilizador de tensión es un equipo electrónico o electromecánico, destinado a dar una tensión estabilizada en su salida (230 Voltios ó 380 Voltios), aunque en su entrada la tensión eléctrica sea más baja o más alta del valor de utilización.
La tensión de entrada se toma de la red normal de distribución eléctrica pública, la cual por la influencia de los consumos vecinos o los propios, puede variar entre valores muy bajos o muy altos, pudiéndose ocasionar anomalías en los equipos conectados.
Pero el concepto de la función más solicitada que se le pide a un estabilizador es la de protección de cargas críticas y la estabilización de la tensión de red.

 

La precisión de un estabilizador es la exactitud de la tensión de salida del estabilizador, habitualmente se expresa en porcentaje (± 5%) y cuanto menor es el porcentaje más exacta es la tensión de salida y mejores prestaciones tiene el estabilizador.

 

Los tipos más habituales de estabilizador son los siguientes:

 

  • Estabilizadores electromecánicos (accionados por servomotor). Aconsejados para motores, bombas, grandes cargas y cargas muy críticas. Muy utilizados en entornos industriales. Sus principales características son:
    • Sistema continuo por pasos controlados electrónicamente y normalmente por microprocesador
    • Circuito de potencia sin interrupción de corriente en la salida
    • Apagado por alta tensión de salida, con reencendido automático y estable
    • Rango amplio de entrada de tensión entre 150-265 V
    • Soporta grandes impactos de carga con una Precisión en la salida del ±2%
    • Gran capacidad de sobrecarga (hasta el 250% de su intensidad nominal)
    • Fortaleza constructiva y funcional

 

  • Estabilizadores electrónicos. Además de estabilizar la tensión de salida deberá caracterizarse por:
    • Poseer un Filtro contra ruidos eléctricos de media y alta frecuencia
    • Recortar los picos transitorios de sobretensión
    • Efectuar un apagado por sobretensión permanente
    • Disponer de una alta velocidad de respuesta (normalmente 1 ciclo, 20 milisegundos),
    • Conseguir un amplio margen de la tensión de entrada con un menor margen en la tensión de salida (±2%)
    • Tener un control electrónico de funcionamiento
    • Generar una baja o nula distorsión en la onda de salida
    • Disponer de un buen rendimiento

 

En muchas ocasiones son preferibles a un SAI para proteger equipos delicados que no precisen de continuidad eléctrica. También son adecuados para garantizar el voltaje correcto en lugares donde el suministro es irregular y deben emplearse motores o bombas que de otra forma no funcionarían correctamente.

 

Si deseas más información sobre estabilizadores de tensión no dudes en preguntarnos.